El apartamento neoyorquino de una diseñadora de moda

Hillary Taymour apuntaba maneras desde pequeña. Con apenas 10 años, esta diseñadora de moda y creadora de la firma Collina Strada ya trazaba elaborados proyectos, como el de la renovación del dormitorio donde pasó su infancia, para el que dispuso suelo acrílico sobre arena, paredes de peceras, una cama con forma de barco y luces instaladas en el suelo. Con este mismo torrente de creatividad, renovó su apartamento de 65 metros cuadrados situado en Brooklyn (Nueva York) con una estética asimismo muy particular.

De un vistazo
Quién vive aquí: Hillary Taymour y su mascota Powwow: un pomerania azul merlé de tres años
Situación: Barrio de Williamsburg, en Brooklyn (Nueva York)
Superficie: 65 metros cuadrados; un dormitorio y un cuarto de baño

My Houzz: Designer

.

ANTES: “Resultaba increíble la cantidad de luz natural que entraba, siendo una planta baja”, comenta Hillary sobre este apartamento de techos altos. Al ser la fundadora de la firma de moda Collina Strada, se ve obligada a viajar a menudo para asistir a desfiles de moda y otros eventos. Por eso, no tardó en ver el potencial que tenía la altura de los techos de este piso para almacenar sus maletas y su equipo de trabajo.

My Houzz: Fashionably Simple in a Williamsburg Apartment

.

DESPUÉS: Una de las decisiones más importantes que tomó Hillary fue derribar la pared del segundo cuarto de baño que había en la vivienda. “Quería que la cocina estuviese conectada con el salón para ganar en luz y amplitud. Fue una decisión importante, además de necesaria”, explica.

Hillary utiliza la isla de la cocina también como lugar de trabajo, bien para reuniones o porque es muy amplia y le permite desplegar todo lo que necesita para desarrollar sus ideas.

My Houzz: Fashionably Simple in a Williamsburg Apartment

.

En general, este apartamento supuso dar un paso atrás en cuanto a dimensiones, ya que en la vivienda que tenía Hillary en Los Ángeles contaba con un cuarto entero para sus vestidos. “Acabé robando unos 30 cm al cuarto de baño para poder poner un vestidor en el dormitorio sin que el espacio de éste se resintiera. Cada centímetro fue importante en esta reforma”, explica Hillary.

El ladrillo visto es uno de los elementos decorativos preferidos de Hillary. Le gusta especialmente cómo quedó en esta zona del cuarto de baño, estancia que en gran parte fue revestida con azulejo metro. “Es algo muy sutil, pero añade un toque interesante al ambiente que lo hace muy especial”, afirma.

My Houzz: Fashionably Simple in a Williamsburg Apartment

.

My Houzz: Fashionably Simple in a Williamsburg Apartment

Hillary considera el diseño de interiores como una ampliación de su profesión como diseñadora de moda. “Siempre ha sido mi fuente de inspiración y me ha permitido liberar mi mente del ajetreado mundo de la moda”, asegura.

Hillary diseñó este espejo de cuerpo entero para su salón al que llamó Object B y que vende a través de Social+Studies, su empresa de interiorismo. Una pieza que refleja la sensibilidad de esta diseñadora para hacer de un objeto artístico algo funcional.

My Houzz: Fashionably Simple in a Williamsburg Apartment

.

Ella describe su estilo como “minimalista moderno, con un acogedor enfoque New Age”. Y como muestra, un botón. Aquí vemos su dormitorio, cuyo muro del cabecero de ladrillo visto combina a la perfección con el resto de paredes en blanco y la ropa de cama en tonos claros. El original adorno que cuelga sobre ésta es de Julie Thevenot.

My Houzz: Fashionably Simple in a Williamsburg Apartment

.

Sobre esta repisa se encuentra Object D, otro de los espejos que Hillary ha diseñado para Social+Studies y que hoy decora una esquina de su dormitorio junto a una silla Chair One del diseñador alemán Konstantin Grcic. En el suelo, la lámpara Fado con forma de esfera de Ikea.

My Houzz: Fashionably Simple in a Williamsburg Apartment

.

Todos los productos de Social+Studies se fabrican en Nueva York. El mármol y el cristal se cortan en el propio barrio de Williamsburg y la madera se trabaja en Bushwick, otro barrio de Brooklyn. El cuadro que vemos a la izquierda es de Gail Stoicheff.

“Me encanta mi apartamento, pero yo sueño a lo grande. Me gustaría tener dos casas: Una que fuera una habitación amplia y minimal, con suelos blancos y una mesa también blanca que se fundiera con el ambiente. Una especie de vivienda estéril, que me permitiera estar sola, dibujar y crear sin distracciones de ningún tipo”, explica Hillary.

“La otra, un espacio moderno y amplio, situado al norte o quizás en alguna zona desértica. Una bonita casa moderna, puede que al lado de una cascada o de un manantial”, concluye.

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Eres humano? resuelve esta operación * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.