100% hormigón visto en un hogar de Berlín

Tras trabajar seis años para Sanaa, en Japón, Sam Chermayeff dirige su propio estudio de arquitectura en el barrio de Kreuzberg, Berlín. Fue en la Bienal de Arquitectura de Venecia donde conoció a Arno Brandlhuber, arquitecto y dueño de esta vivienda que alquila. “Thomas Demand [uno de los artistas contemporáneos más importantes de Alemania] nos presentó y desde entonces somos amigos“, cuenta. En el otoño de 2013 coincidió que ambos se separaron de sus respectivas parejas y el estudio de la casa de Brandlhuber se quedó vacío. Sam, ahora con 33 años, se mudó allí enseguida. Esta es una historia de amistad y arquitectura dentro de un edificio de planta abierta y lleno de recorridos.

.

De un vistazo
Quien vive aquí: Sam Chermayeff, arquitecto de Nueva York
Superficie: 48 m2
Situación: Berlín

Sam Chermayeff, arquitecto y cofundador del estudio June 14 Meyer-Grohbrügge & Chermayeff, nos recibe, arriba, en su dormitorio. Como en el resto del edificio, el hormigón es el material protagonista. Es probablemente el espacio que mejor le define. Encima de la cama, se encuentra una obra de la artista australiana Carly Fischer, que reproduce desechos de la basura en papel, como latas de Coca-Cola, paquetes de cigarrillos, chicles o colillas. La bolsa colgada de la pared, que parece de plástico, es también de papel.

.

En esta vivienda, abundan los recorridos. Se puede ir al piso de arriba, donde vive Arno Brandlhuber, o a las habitaciones de abajo, donde el arquitecto tiene su oficina. También podemos escapar por las escaleras y subir, desde el patio interior, al ático.

“He diseñado todos los muebles de la cocina. Empecé con uno para colocar el tostador y, luego, diseñé otro para el lavabo… y así, sucesivamente. La idea es que la casa al final quede amueblada de forma informal”, cuenta Sam.

.

“Arno [su casero, amigo y compañero de espacio] y yo quedamos por la noche, para tomar algo y charlar de arquitectura. De hecho, hace poco que se ha comprado un terreno en la península de Rockaway, en Queens (Nueva York). Estamos desarrollando una casa compartida como esta”, cuenta el neoyorquino afincado en Berlín.

Las maquetas de la escalera son parte de ese proyecto: “Las colocamos ahí porque este tramo de escalera casi no lo usamos”. Junto a la escalera, hay un inmenso armario empotrado.

.

En el pasillo que conduce al dormitorio, hay un banco de madera contrachapada: la versión larga de la famosa silla Rietveld, clásico del diseño de los años 20. El banco está realizado en madera natural, sin barniz.

.

La cama, con forma de triángulo, fue un diseño del estudio de Chermayeff para una exposición. Tiempo después, Sam la recuperó para su casa.

“No me imaginaba una cama convencional para este dormitorio”, cuenta el arquitecto. Incluso la ropa de cama es triangular. “Fue idea de unos estudiantes. Ellos la cosieron en mi estudio”.

Los cuadros y objetos en el cabecero de la cama son obra del artista alemán Josef Albers (1888-1976), concretamente de la conocida serie Homage to the Square. Fueron reunidos por el abuelo de Sam y recopilados en un libro que ha heredado su nieto.

La grúa de juguete mutó, gracias al ingenio de este arquitecto, en una divertida lámpara. Es una idea genial, porque las grúas están concebidas para realizar muchos movimientos, así que resultan ideales como flexos dirigibles.

El banco de madera pertenece, al igual que las estanterías, a componentes del mobiliario del estudio. El ventanal es mitad transparente, mitad traslúcido.
Junto a la cama triangular se encuentra un taburete –también triangular– tapizado.

El concepto arquitectónico del edificio es sencillo. El hormigón visto lo inunda todo. Sin aislamientos, sin barandillas y de planta abierta, tan sólo hay puertas para el baño. Las fachadas están totalmente acristaladas de ambos lados y en algunos casos recubiertas con plástico traslúcido.

 

Como el edificio pertenece al arquitecto Arno Brandlhuber y fue edificado por el mismo, no estaba obligado a ceñirse a las normas de calidad del DIN (Instituto Alemán de Normalización). La libertad creativa se plasma en el resultado.

El respaldo del banco del domitorio se compone de cuerdas tensionadas. La mesa con la encimera verde es un diseño de Chermayeff en plexiglas. El diseño original es un modelo de su amigo Georg Diez, quien dibujó de manera abstracta una idea que, luego, se ha hecho realidad.

En la pared, apoyada, descansa la caja en la que venía empaquetada la mesa. Cuando nuestro fotógrafo, Luca Girardini, pregunta si la retira para la foto, Sam contesta: “No, vivo con ella: la dejamos“.

.

Un piso por encima se encuentra el cuarto de baño, que comparten Sam y Arno. “La gente se cree que tenemos una relación sentimental, pero no es el caso”, dice.

El lavabo y el sanitario son un diseño de Luigi Colani, de 1975 para Villeroy & Boch. En aquella época supuso una revolución que un diseñador se ocupara de la estética y ergonomía del baño.

.

En la terraza del ático está el último de los secretos de este piso: la sauna de plexiglas, diseñada por el propio Sam y a la que se accede por una empinada escalera sin barandillas.

“Es peligrosa, porque cuando el suelo esta mojado te puedes resbalar”, confiesa Sam. Sin embargo, esto no les quita las ganas de usarla. Cuando disfrutan de la sauna, desde el edificio de enfrente –la cancillería del Senado–, a veces les observan. “Quizá por esto no me den ninguna ayuda desde Cultura para mis proyectos”, dice Chermayeff: “Deben de pensar que nos va fenomenal”, se ríe.

3 Comments

  • Cerrajeros Madrid AR dice:

    La verdadera pregunta es, en qué tienda compra las sábanas para su cama triangular?

  • Es impresionante el resultado del hormigón. Yo lo he visto utilizado en casas de estilo minimalista en Madrid, particularmente en el suelo y con paredes de ladrillo visto. Era un piso de principios del S. XX totalmente reformado, tenía un ladrillo tosco (no parecido a los actuales) muy vistoso. El suelo era de cemento recubierto de una especie de cera. Me encanta tu blog. Enhorabuena por este post!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *