Los bordados ganan protagonismo

¿Recuerdas los bordados que hacían nuestras abuelas? El auge de lo artesano, folk y vintage está haciendo que vuelvan a escena, convirtiéndose en detalles delicados y coloristas que están colonizando a toda velocidad los textiles de la casa. Con diseños actualizados y, sobre todo, sintéticos, hay un tipo de bordado para cada estilo decorativo. Puedes comprarlos pero… es más auténtico si lo bordas tú. ¿Te atreves?

 

Estilo étnico minimalista. El revival que viven las manualidades, la artesanía y el estilo de vida slow está ayudando sin duda a que el bordado esté de nuevo poniéndose de moda, entendido, entre otras muchas cosas, como una actividad relajante. Una de las peculiaridades de este retorno es que es contenido, como estos bordados étnicos, sencillos y minimalistas, que vemos aquí.

.

Estilo clásico actualizado. Los bordados son ese detalle que enriquece y eleva el nivel de mantelerías y tapizados. Usa motivos botánicos simplificados como estos en tapicerías de asientos y en mantelerías para darle un toque especial a tu comedor. Fíjate que aunque el corte de la silla es muy clásico, el estilo actual de su bordado le da sin embargo un punto totalmente contemporáneo al conjunto. Ayuda, sin duda también, la pared del fondo forrada en madera ruda.

.

Estilo folk. Aquí no tienes excusa. Si te gusta este tipo de ambientes, en la escena no puede faltar un bordado. En este dormitorio se han mezclado, de hecho, dos estilos: dirty chic y folk. La nota a este último la ponen los cojines bordados con motivos de plumas sobre una tela color piedra. Otro ejemplo más de una aplicación contenida del bordado, no solo por la base neutra del cojín sino también por la selección equilibrada de la paleta de color de las plumas.

.

Estilo vintage. Las flores bordadas sobre textiles de lino en tonos neutros dan siempre un resultado romántico y con un toque vintage, ideal para generar atmósferas relajadas. Anímate a darle ese toque romántico a tu dormitorio con esta técnica y renueva tus cojines con bordados hechos por ti.

.

Estilo rústico. Otro ambiente en el que no puede faltar un buen cojín bordado es el rústico, incluso si éste es de estilo contemporáneo. Los motivos de animales le encajan a la perfección: alces, renos, lobos, bisontes… pero si el ambiente es más actual, mejor optar por un dibujo tradicional como el que vemos aquí en segundo plano, que además son mucho más sencillos de hacer.

.

Estilo romántico. La técnica del bordado permite crear dibujos de todo tipo a través de pequeñas puntadas que van creciendo y convirtiéndose en motivos preciosos, tan densos como tú desees. Al igual que en un cuadro, con su trazo y gama de colores, cada una de las puntadas harán que el resultado sea de un estilo u otro. Aquí vemos un sencillo trazo de flores, muy romántico también por el color pastel empleado.

Los motivos bordados puedes realizarlos a mano, a máquina o comprarlos ya hechos. Existen un sinfín de modelos de máquinas tanto para principiantes como para manos avanzadas en la materia, compactas y electrónicas, que seguro que te ayudan en tu nuevo hobby. Según tus conocimientos, elige la máquina que mejor se adapte a tus necesidades.

Espacio creado por Polly Granville, foto original en Houzz

.

Estilo oriental. Una tela de seda de fondo y un motivo clásico de pájaros sobre ramas secas son la apuesta segura para conseguir este estilo. Aquí lo vemos aplicado en la tapicería de un sofá, dotando al mueble de un estilo muy personal que se ve reforzado, por otro lado, por el eco que de éste bordado se hacen también los cojines.

.

Estilo ecléctico. Para conseguir un dormitorio ecléctico usando el bordado, en realidad puedes optar por cualquier tipo de motivo, incluso uno un poco infantil. Aquí pone el punto de color al ambiente mezclado con una ropa de cama algo barroca, una iluminación industrial y una típica piel de oveja nórdica.

Hazlo tú mismo. Es muy fácil. Primero dibuja sobre el tejido a bordar suavemente el estampado que quieres reproducir. Una vez definido el tamaño, el dibujo y los colores que usarás, da las primeras puntadas concentrándote en que sean idénticas en tamaño y distancia para un mejor resultado. Para principiantes, lo mejor es empezar con diseños simples y sencillos que no requieran de mucho tiempo y paciencia. Si no te atreves solo, existen un sinfín de cursos y talleres de bordado donde te orientarán a dar los primeros pasos.

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *