El colchón no lo es todo en el descanso

El post de hoy va dedicado a una pieza a la que injustamente ignoramos en el dormitorio. Normalmente, el elemento protagonista es el colchón y es donde la mayoría de nosotros decidimos invertir y hacer un esfuerzo extra, ya que erróneamente pensamos que sólo de ésta pieza depende nuestra salud en cuanto a descanso. Por esa inversión extra, intentamos recortar en otros elementos, por ejemplo en el somier. Aquí es donde cometemos un gran error la mayoría (nosotros incluidos) y como bien dice el dicho, al final lo barato sale caro.

Izq. dormitorio de estilo natural con tonos neutros. Der. dormitorio elegante y sofisticado.

Izq. cuarto desenfadado y colorido. Der. dormitorio mint de estilo natural y acogedor

Pues sí, resulta que el somier es tan importante como el colchón. De esta pieza también depende que nuestro descanso sea óptimo y es por ello que hoy queremos dedicar este artículo a este elemento olvidado. Nuestra recomendación es que cuando vayas a comprar un colchón pienses en ambas piezas como un todo, una pareja inseparable de la que depende algo tan importante como tu comodidad y la calidad de tu sueño. Una buena opción son las bases tapizadas, de todas las alternativas esta es la que encontramos más óptima en relación calidad-precio.

Elegir tu base tapizada

Las bases tapizadas son perfectas para prácticamente cualquier tipo de colchón (muelles, espuma o viscoelástico). Son bases rígidas tapizadas con telas transpirables. Si no lo hiciste en su día, es momento de revisar si tu somier es adecuado y tener en cuenta estas tres claves básicas:

  1. Estabilidad: que la estructura sea firme. De ello dependen las patas que tenga la estructura (mínimo 6 patas) y los materiales utilizados. También es importante comprobar que no haga ruidos molestos.
  2. Transpirabilidad: pasamos una media de 7-8 horas sobre el colchón y es indudable que la ventilación debe facilitarse a través del tejido de la base. También de esto depende que no se acumule un exceso de calor, evitar olores y por tanto la higiene.
  3. Estética: lo último, pero no menos importante. Una vez te asegures de los dos puntos anteriores fíjate que la estética, el diseño y los acabados se adecuen al estilo de tu dormitorio. Hay muchas opciones para escoger, no solo en cuanto a acabados si no también con cajones, canapé, con mayor o menor grosor… De cualquier forma, habitualmente quedará oculto bajo el colchón y las sábanas por lo que tampoco pondrá en compromiso tu deco. Quizás es por ello que habituamos a olvidar esta pieza esencial.

Las mejores bases tapizadas.

Ahora es tu turno, te esperamos en los comentarios. Cuéntanos si tu también le habías restado importancia al somier y cuál es tu opción preferida para esta pieza olvidada.


Imágenes vía: Topdormitorios, oh8oh9, Quokkers, Voceprecisadecor.

Post patrocinado

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Eres humano? resuelve esta operación * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.