De antiguo establo a 50 m² de estilo en Ibiza

Jurjen y Selina, un joven matrimonio holandés, visitaron Ibiza por primera vez hace dos años. Tanto les gustó la isla que decidieron comprarse una casa; “su trocito de paraíso”, según dicen, y fijar aquí su residencia. “Nos gusta la naturaleza, las playas, el clima y, sobre todo, la energía positiva que se respira por todas partes”, cuentan.
Son una pareja muy generosa y, a pesar de las reducidas dimensiones de la vivienda, cuentan con espacio para alojar a los familiares y amigos que los visitan a menudo. Pero la aventura de la pareja empieza aquí, pues no adquirieron una vivienda cualquiera, sino unos antiguos establos que ellos han ido transformando en un hogar. Y, además, han abierto Ibiza Interiors: un estudio de arquitectura e interiorismo.

De un vistazo
Quién vive aquí: Jurjen van Hulzen y su mujer, Selina van Hulzen, responsables de Ibiza Interiors
Situación: San Lorenzo, al noreste de Ibiza
Superficie: 50 metros cuadrados
Proyecto: 
Ibiza Interiors
Fotos: Youri Claesens

Esta pequeña casa fue antes un establo. Tras seis meses, entre proyecto de reforma y trabajos, se ha transformado en una idílica vivienda contemporánea que disfruta de un paisaje lleno de luz… y pinos.

.

Jurjen y Selina han transformado esta edificación de 200 años de antigüedad en un hogar, pero también en un escaparate de los trabajos que hace Ibiza Interiors, su empresa, que representa localmente al estudio de arquitectura holandés Standard.

.

El abandono había dejado los establos en muy mal estado. Solo se han podido conservar las paredes y algunas partes del techo. Electricidad, agua y alcantarillado llegaron a posteriori, con la reforma ya hecha.

La rehabilitación ha respetado el carácter original del volumen. Se han mantenido las vigas de madera de sabina y los antiguos muros de piedra originales de la cocina y el baño. “La construcción tiene grandes cualidades, como la altura y el techo de vigas de sabina. Sin duda, supe ver el potencial que ofrecían estas oscuras cuadras”, cuenta orgulloso Jurjen.

El agua proviene de un pozo privado y se han instalado paneles solares.

Es genial hacer uso de los elementos de una forma sostenible. Tuvimos mucha suerte de disponer de un pozo en nuestro terreno. E, igualmente, es una pasada poder utilizar el sol para generar electricidad”, cuenta Jurjen.

“Aquí casi siempre estamos fuera porque el tiempo acompaña. Practicamos yoga, cuidamos del huerto y de los frutales o, simplemente, contemplamos el maravilloso paisaje que nos rodea. En todo caso –aclara Jurjen– también tenemos calefacción radiante, así que los interiores son muy agradables en las pocas semanas de invierno hace algo más de frío”.

.

La entrada es luminosa. Dos Plastic Chair de los Eames, en versión balancín, asumen el protagonismo decorativo de este espacio que hace las veces de zona social y de transición entre el interior y el exterior.

.

Para mantener la coherencia estética con la sencilla y cuidada rehabilitación se ha escogido un estilo decorativo simple y atemporal, con mobiliario de marcas que ellos distribuyen, como Coco-Mat, Ever Groot, Modern Vintage y Eginstill. Además, también hay varias obras de arte de la galería de Vroom & Varossieau.

El programa de esta pequeña vivienda de 50 metros cuadrados cuenta con un amplio comedor-estar (ver la anterior imagen); la cocina abierta al exterior (en esta foto), un baño, un dormitorio en planta baja y una segunda habitación en el altillo.

.

Gracias a la claraboya y al gran ventanal, la cocina resulta muy luminosa. Por eso, Jurjen y Selina se han atrevido con unos armarios en negro, de Eginstill. “Me encanta el contraste logrado con la pared de piedra, la combinación es espectacular. Además, los frentes son de acero recubierto en pintura en polvo, así que es muy facil de limpiar”, prosigue Jurjen.

Las encimeras son de mármol. “Me gustan mucho los materiales naturales y vivos. Es verdad que es delicado, pero que el mármol muestre su historia y deje trazas de su uso no me importa. Cuando eso ocurra también querrá decir que tiene una historia que contar”, afirma Jurjen.

Entre la entrada y la cocina hay un pequeño desnivel salvado por pocos escalones. El contraste de materiales y texturas es una constante y juega un papel importante: viejo y nuevo, elegante y rústico, luz y oscuridad, todo esto se combina creando composiciones ricas en matices.

.

En el baño, como también en la cocina, se han conservado las antiguas paredes de piedra. Para el suelo, muros y muretes se ha empleado un cemento especial con efecto estucado de suave textura. La encimera es de madera de tigre brasileña, muy dura y muy resistente a la humedad.

.

Desde el altillo, donde está el segundo dormitorio, se domina la planta baja. Justo debajo está el dormitorio de la pareja. “Vamos a construir un tercero, una ampliación necesaria para alojar a nuestros numerosos húespedes”, cuenta Jurjen.

 

Artículo original publicado en Houzz.

5 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *