Pequeño y bien aprovechado

Este apartamento de poco más de 50 metros cuadrados es una muestra de cómo aprovechar cada rincón de forma inteligente. Parece difícil crear un hogar en tan poco espacio y más aún conseguir que la sensación sea de amplitud. Un reto bien resuelto a nuestro parecer y no sólo eso, sino que además el interiorismo nos ha encantado!

Valor diferencial

La madera de contrachapado tan impopular y que cualquiera intentaría evitar, en este hogar es el material protagonista. El uso de este tipo de madera en los principales muebles y como divisor ‘virtual’ de espacios, junto con el blanco que multiplica la luminosidad, aportan el gran diferencial de este pequeño piso.

Y es que cuando el espacio escasea, hay que saber escoger para no causar una sensación de agobio. El tono claro de la madera aligera el ambiente, una madera oscura como por ejemplo nogal habría causado una impresión bien distinta. El juego geométrico y de volúmenes tiene un papel importante, el dormitorio está elevado consiguiendo algunos metros extra.

Mezclar y combinar

Fíjate que aunque el material principal sea la madera contrachapada, se incluyen otros elementos que aportan ese acento necesario para romper con la monotonía. Con piezas más pequeñas en otros tonos de madera, objetos de colección, deco, plantas, cuadros y elementos de contraste con el blanco tales como la mesa de comedor (negra) o el sofá en azul y la mesita y cojines amarillos…

¿Qué opinas tú? Te esperamos en los comentarios!


Imágenes vía: Verve Magazine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *