Trucos para optimizar cuartos de baño pequeños

Una acertada distribución, un adecuado equipamiento y una correcta iluminación son las claves que te permitirán optimizar los metros del cuarto de baño o el aseo y darles el uso que precisas. Aunque puedes hacerlo tú mismo, recuerda que para garantizar al máximo un buen resultado final lo mejor es recurrir a un profesional del sector que proyecte las mejores soluciones adaptables a tu espacio.

Techos abuhardillados. Un buen proyecto de interiorismo potencia el encanto natural de los ambientes bajo cubierta y convierte el que podría ser su principal inconveniente en un elemento diferenciador. Y es que aunque a priori no sepamos muy bien qué hacer con este tipo de estancias, una buena planificación del espacio puede resultar decisiva para conseguir el resultado deseado.

En el caso de los baños, lo más conveniente es situar la bañera o los sanitarios donde el techo sea más bajo, ya que no es necesario estar de pie para utilizarlos. Y si los instalas bajo dos amplios ventanales, como en este caso, obtendrás un espacio muy luminoso e inspirador.

.

Espacios mini. Los cuartos de baño pequeños (de entre 3 y 4 metros cuadrados) precisan de soluciones ingeniosas que garanticen una estancia cómoda y acogedora. Una de las principales medidas que hay que tener en cuenta es optar por piezas sanitarias compactas y muebles pequeños, pero de gran capacidad.

Se recomienda asimismo utilizar elementos suspendidos, por ejemplo para el inodoro o los armarios, y optar por un espejo grande que distribuya la luminosidad del exterior por todo el ambiente, lo cual hará que parezca más grande de lo que es en realidad. Elige además revestimientos claros (blanco, beige, arena, etc), ya que también amplían visualmente el espacio, y prioriza el mobiliario sin tiradores: ocupan menos espacio y evitarás más de un golpe o enganchón.

.

Soluciones a medida. Este tipo de elementos te resultarán de gran ayuda en el baño, porque se adaptan a las dimensiones exactas del espacio, sean cuáles sean. Además, son excelentes aliados a la hora de aprovechar los posibles desniveles de la planta o los retranqueos del muro. Puedes encargar desde encimeras y baldas hasta todo tipo de muebles.

Plantas muy estrechas. Los baños de planta rectangular y muy estrecha plantean numerosos retos a la hora de decidir la mejor distribución del espacio. Siempre que sea factible, es recomendable que te decantes por una disposición en línea de los elementos, instalando al final del espacio una ducha o bañera en función de los metros disponibles. Para que éste sea realmente cómodo puedes optar por una encimera de menor fondo que las convencionales, situando la grifería a un lado o bien empotrada en el muro. De este modo aligerarás el espacio y ganarás libertad de movimiento.

.

Series modulares de muebles. Este equipamiento, muy práctico, permite combinar dos o más muebles con idéntico acabado. La variedad de modelos existente incluye desde los clásicos muebles bajo lavabo hasta estanterías, baldas individuales, bancadas inferiores o, como se aprecia en la imagen, columnas suspendidas. Su diversidad de tamaños y formatos ayuda a encontrar siempre el más adecuado para cada espacio.

Espacio creado por Platform, foto original en Houzz

.

Puertas correderas. Son perfectas para optimizar al máximo los espacios más reducidos, ya que los 80 centímetros que precisa aproximadamente una puerta batiente para poder abrirse sin problema, se pueden aprovechar para instalar el inodoro, un plato de ducha o un armario en el interior. Otra medida práctica cuando los metros escasean consiste en cambiar el sentido de apertura de la puerta, de modo que se abra hacia fuera.

.

Muebles bajo lavabo generosos. Son, sin duda, los más indicados para almacenar los innumerables productos que acumulamos en el baño: geles, perfumes, cosméticos, toallas, etc. Si tienes mucho volumen de cosas que guardar, siempre puedes optar por una solución tan fantástica como la de la imagen: prolongar el mueble más allá del área de cortesía.

Espacio creado por RAW Architects, foto original en Houzz

.

Piezas de doble uso. Este tipo de elementos aúnan versatilidad, funcionalidad y, por supuesto, también pueden aportar un alto valor decorativo. Entre las diversas opciones existentes, puedes encontrar bancos con espacio para depositar la ropa sucia en su interior o armarios-espejo. Muy prácticos, estos últimos suelen incorporar iluminación interna y además se les puede añadir enchufes. Una solución muy efectiva para la máquina de afeitar o el secador de pelo.

.

Almacenaje en vertical. Aprovecha los rincones muertos, como el espacio que queda detrás de las puertas, para crear una zona de almacenaje lo más completa posible. Lo ideal cuando se trata de estancias reducidas es aprovechar la altura del baño para proyectar armarios que lleguen hasta el techo. Pueden tener los 60 centímetros de profundidad habituales, o bien menor fondo para que no roben demasiado espacio. Sea cuál sea la opción elegida, ganarás en capacidad de almacenaje.

Baldas para el lavabo. Pueden hacer las veces de mueble bajo lavabo y constituyen una solución que, aparte de añadir una nota muy actual al baño, resulta perfecta cuando se desea dar algo de profundidad y personalidad a esta estancia, ya que los frentes ciegos en ocasiones pueden hacer que el espacio parezca aún más pequeño.

Tags

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *