Consejos para limpiar la plata, el cobre o el latón

Al estar en contacto con el oxígeno, los metales pueden cambiar de color, por lo que su mantenimiento y limpieza regular es vital para que no se estropeen. En el caso del cobre, el proceso de corrosión da como resultado una antiestética pátina marrón. En la plata y el latón, la suciedad produce una película negra. ¿Cómo evitar las manchas? Descubre trucos para limpiar metales y mantener tus piezas tan brillantes como cuando salieron de la tienda.

.

Reconocer el auténtico metal. El metal exige un mantenimiento continuo. La limpieza regular y el pulido, ayudarán a evitar manchas. Incluso, si ya han aparecido decoloraciones, hay métodos específicos para tratarlas.

Como últimamente las piezas de metal están de moda, tenemos muchos objetos en casa de aspecto brillante, pero que no siempre se tratan de metal auténtico. Si el objeto sólo tiene una capa de brillo, la limpieza tiene que ser menos agresiva –este tipo de material no es tan duradero.

.

Trucos que valen para todo tipo de metales y superficies: 

  • El agua tibia con jabón actúa eficazmente en casi todos los metales. Aplica el agua jabonosa con una esponja y, luego, pule la superficie con un paño de algodón o microfibra.
  • El vinagre también es un potente antimanchas. Mezcla unas gotas con agua y aplícalas en la superficie. Al final, pule con un trapo y ¡listo!
  • En un cuenco mezcla limón y sal. El ácido del limón es un eficaz remedio contra manchas poco profundas.
  • Si la suciedad es persistente, la mejor opción son los productos químicos, que se comercializan en toallitas, pastas o líquidos. Los hay específicos para cada tipo de metal.

.

Cómo limpiar el cobre. Se utiliza para dar un toque brillante a la decoración. Su tono cálido es perfecto para contrastar con superficies frías como el mármol. En piezas sueltas crea una atmósfera muy acogedora.

Gracias a su calidez, el cobre se utiliza sobre todo en cocinas. Las ollas y utensilios de cobre, debido a su uso diario, se corroen y producen una pátina marrón muy antiestética –incluso, puede resultar venenosa. Para que luzca ese rojo natural, toca retirar esa capa oscura, que ya tiene por el uso, y, después, limpiar el cobre regularmente.

.

Como prevención, limpia tus piezas de cobre con agua y jabón; después, seca y pule. Si ya han aparecido manchas oscuras en la superficie, puedes optar por limón o vinagre para quitarlas. Si ves manchas verdosas, quiere decir que tu pieza ya tiene cardenillo y tendrás que recurrir a un limpiador en pasta, un método más agresivo. Son efectivos los productos con ácido sulfámico.

Cómo limpiar el latón. Tradicionalmente se ha usado el latón con una aleación de cobre en los herrajes de las puertas de calidad. Ahora, el latón se ha empezado a utilizar en griferías, candelabros, floreros y lámparas.

En los grifos de los baños y la cocina, suele aparecer una pátina parecida al óxido. Esto es debido al contacto del latón con las manos y/o con el oxígeno, que produce corrosión. Si quieres mantener el brillo debes frotar con un trapo suavemente de forma continuada. Otra opción es rociar la pieza con productos que proporcionan una película protectora contra la corrosión y las manchas.

Espacio creado por ZEITRAUM, foto original en Houzz

.

Existen, además, remedios caseros fáciles y baratos para limpiar el latón. Prepara una solución de agua, vinagre, harina y sal. Aplícala con un cepillo de dientes y frota en círculos. Deja actuar durante 10 minutos. Después, aclara con agua y pule con un trapo de algodón o de microfibra hasta que tu pieza brille de nuevo.

En manchas superficiales es suficiente con un baño de agua jabonosa o frotar la mancha con un limón; luego, pule con un trapo. Otro truco es preparar un cuenco con vinagre y agua hirviendo y aplicarlo en tu pieza durante unos minutos.

.

Puedes optar por piezas que sólo contengan una capa bañada en dorado,con un mantenimiento más sencillo que el latón. Así evitas limpiar constantemente las piezas o superficies de latón, a veces difíciles de conservar.

Cómo limpiar la plata. Para limpiar la plata –cuberterías, objetos decorativos– existen toallitas y productos especializados, tanto en pasta o en polvo. Estos últimos se mezclan con unas cucharadas de agua y se agitan; después se aplica sobre la plata y se pule.

Cómo limpiar el acero inoxidable. Material habitual en cocinas por su resistencia, empieza a verse en encimeras de trabajo y frontal de armarios. Es muy resistente pero se ensucia con facilidad en grandes superficies –los dedos quedan marcados y cualquier gota de agua deja mancha. Que no cunda el pánico, porque con un correcto mantenimiento esto se puede evitar.

Espacio creado por La Sartoriale, foto original en Houzz

.

  • Uno de los trucos más sencillos es aplicar agua caliente con un poco de detergente. Acto seguido seca la superficie con un trapo, frotando bien.
  • Otro remedio es preparar una pasta de levadura y agua (3 cucharadas de levadura por 1 o 2 de agua). Aplica sobre la zona limpiar. Después, aclara con agua y seca frotando.
  • Los productos específicos son los más caros, pero también los más efectivos para las manchas profundas.

Cómo limpiar superficies cromadas. El acabado cromado en cuartos de baño y cocinas es muy habitual. Sin embargo, este tipo de material se raya con facilidad. Para evitar rasguños innecesarios no uses limpiadores abrasivos: con una solución jabonosa es suficiente. Saca brillo frotando con un trapo de algodón.

 

Artículo original publicado en Houzz.

Tags

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *