Un ambiente mediterráneo en Alemania

Al entrar en casa de los Kremkau, uno olvida que está en el centro de Alemania y cerca del Harz, una montaña. Casi parece, de hecho, que estemos al borde del Mediterráneo, por las palmeras, el ambiente cálido y las fragancias de las flores. Beate Sihler-Kremkau y Lutz-Peter Kremkau, jardineros y paisajistas, se dedican a transformar grandes y monótonas oficinas en espacios más saludables, un trabajo que les ha permitido ir dando forma a un proyecto tan peculiar como este: hacer de su casa un invernadero. O al revés.

De un vistazo
Quien vive aquí: Lutz-Peter Kremkau (de pie) y Beate Sihler-Kremkau, con su hijo Arne y su hija Tora
Situación: Holle bei Hildesheim, Alemania
Superficie: 360 metros cuadrados útiles
Fotografías: Julia Schoppe

Ahora se columpian felices, pero no hace tanto que todo esto no era más que un sueño. De hecho, Beate y Lutz necesitaron toda su imaginación y experiencia, acumuladas dirigiendo la empresa Kremkau Raumbegrünung y la asociación Die Raumbegrüner, para hacerlo realidad: “Obtener el permiso de construcción fue un largo proceso, nadie podía imaginar el resultado”, recuerda Beate.

Querían un jardín para disfrutar durante todo el año, a pesar del duro clima en el que viven. Junto con el ingeniero Bernhard Wewers, pusieron en marcha un proyecto que arrancó en 1998 y para el que necesitaron 2 años de trabajos. Hoy, 17 años después, no sólo han crecido aquí las plantas, sino también sus dos hijos.

Para toda la familia, este oasis verde es sinónimo de calidad de vida. Las plantas hacen de filtro contra la contaminación: “Nuestros hijos apenas se ponen enfermos. Los días que han faltado a la escuela son una excepción”, dice Beate. Además, como explica el dueño, los escarabajos controlan de manera natural las posibles plagas de las plantas.

El invernadero está compuesto por una única nave de planta rectangular. Los 1.850 metros cúbicos ofrecen suficiente espacio para un exuberante mundo vegetal, de estilo mediterráneo. El edificio de vidrio, con una superficie de 580 metros cuadrados, cuenta con perfiles de acero galvanizado. Para el tejado se utilizó un tipo de vidrio de seguridad especial –las lluvias de granizo, como hemos visto, son habituales en esta zona.

Con el fin de crear las mejores condiciones para las plantas, había que conseguir mucha luz. Por eso, también se diseñó un techo asimétrico –el lado más grande está orientado hacia el sur.

Para hacer del invernadero un espacio sostenible, en el suelo se usó piedra pómez y roca volcánica, que evitan que el agua se evapore rápidamente. El sol proporciona alrededor del 75% de energía que necesita la vivienda para funcionar a diario.
El invernadero cuenta con ventanas en el lado norte; el techo, de 20 metros de longitud, dispone de ventanas batientes. Un sensor ajusta automáticamente el suministro de aire desde el exterior, dependiendo de la temperatura que detecte dentro. Este sistema también reacciona al viento y a la lluvia.
La obras de la vivienda dieron trabajo: Beate y Lutz pintaron las tres habitaciones y alicataron los baño. Las paredes son de doble muro y están hechas de una mezcla de arena y piedra caliza; van revestidas de yeso, por dentro y por fuera. La ventana del salón se ha provisto con un vidrio aislante. El techo, con vigas de pino, completa el look rústico natural.
Espacio creado por Julia Schoppe – Ver más fotos de salones

Los costes de calefacción de la vivienda son mínimos, gracias al aislamiento que proporciona el vidrio del invernadero.

La zona de día se inunda de luz gracias a la claraboya que conecta con la terraza que está en el techo. Por supuesto, hay una huerta con frutas y hierbas aromáticas. Higos, peras, moras o uvas, con las que se elaboran deliciosos postres. Lo que se cultiva y se cocina en los países del sur también se puede hacer bajo este gran techo de cristal.

La terraza es uno de los lugares más especiales del invernadero. El suelo es de madera.Toda la superficie de la terraza está rodeada de plantas. Como la floración es escalonada, durante todo el año la familia disfruta de distintas fragancias.
Junto al columpio, vemos una morera; al fondo, una palmera Fénix
Espacio creado por Julia Schoppe – Más fotos de terrazas
Los Kremkau tenían serias dudas sobre si las plantas crecerían en un entorno como este. El enorme ejemplar de palmera Fénix de la terraza es la mejor prueba del trabajo bien hecho:

“Si me hubieran dicho que una palmera sobreviviría aquí, jamás lo hubiera creído”, afirma la maestra florista. Lo cierto es que, debido a la protección del cristal y a la temperatura constante, este ejemplar crece aquí perfectamente.

Espacio creado por Julia Schoppe – Descubre ideas de decoración para terrazas
Relajarse es fácil bajo el gran techo de cristal, ya sea en la mesa de comedor, en el columpio o en la tumbona (en la imagen). Además, como las ventanas pueden abatirse, en esta casa siempre corre una agradable brisa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *