Antídoto nórdico en blanco y negro

El pequeño estudio que os enseñamos hoy nos ha hecho reflexionar. Se trata de un apartamento tipo loft de un único espacio, al que le falta algo de vida, y es normal porque se encuentra a la venta, lo que significa que no vive nadie en él (por lo menos en el momento en el que se hicieron las fotos). Aún así nos ha parecido que tiene algo especial, tiene alma nórdica.

Nos ha parecido que podría ser un hogar antídoto, antídoto contra la invasión de estímulos en la que vivimos sumergidos en nuestro día a día ¿te has parado a pensarlo? Desde que salimos por la puerta de casa y hasta que volvemos ¿cuántos mensajes distintos recibimos? Seguramente cientos, probablemente miles…

Al fin y al cabo, nuestro hogar debe de ser un espacio en el que nos sintamos cómodos y este nos ha parecido un espacio que invita a desconectar. Minimalista pero con encanto, con estilo pero sin excesos. Un refugio para la mente. Una terapia soft para vivir tu intimidad a un ritmo más pausado.

Estantería String modular en el salón

En esta ocasión, una de las piezas fundamentales de la vivienda es la columna String modular del salón en color blanco, con tres baldas y espacio de almacenaje. Esta pieza ahora está disponible en nuestra shop con un descuento especial.

Ver detalles en la shop

Una casa en blanco y negro

El espacio, destaca por los contrastes entre el blanco y el negro, con toques en tonos grises neutros y algún detalle de color en azul o verde oscuro, con pocas estridencias. Como es típico en los ambientes nórdicos, la madera, los tejidos acogedores y las plantas naturales cobran también un peso importante en este pequeño pero acogedor estudio-refugio en el que, por cierto, no hay televisión ¿quién la necesita?

 


Imágenes vía: Bosthlm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *